Rosa Zaragoza

Prensa

 Recortes de prensa con motivo de la gira realizada por Alemania en la primavera de 2011:

“Dulces melodías de tiempos lejanos
                   La voz de Rosa Zaragoza llega al alma”

En el auditorio del Theodorianum reina el más completo silencio. Calladas, muy calladas, cien personas escuchan concentradas las canciones sefardíes interpretadas por Rosa Zaragoza con una fuerza y maestría únicas.

La voz suave y templada de Rosa Zaragoza y su expresiva gestualidad penetran en lo más profundo, donde está el alma.”

Gunther Gensch. Westfälisches Volksblatt, 06/04/2011

 

“Vivas, alegres, desbordantes, en algunas ocasiones incluso rozando el mantra. Así son las melodías que la cantante Rosa Zaragoza y la guitarrista Rusó Sala ofrecieron al público que acudió al Stadttheater.

Zaragoza llena de vida todas las canciones, y con sus gestos cálidos y expresivos abraza a los héroes de sus melodías —a menudo niños, mujeres o enamorados— y también al público.”

Ralph Bittner

 

“Una actuación impresionante. Rosa Zaragoza, cantante española de música sefardí, deja ver durante toda la hora de concierto en qué catedrales de la región mediterránea ha cantado ya. Hoy, en el KrönchenCenters, el concierto transcurre en un ambiente íntimo.

Cuando canta, podría decirse que su fuerte presencia se transforma casi en timidez, con una capacidad expresiva que parece venir de dentro, de muy adentro. Algunas canciones las interpreta de pie, otras sentada. Sus manos también dan forma a su voz, a veces de manera delicada, a veces con grandes gestos, en una simbiosis única entre arte y artista.”

Knut Lohmann. Westfälische Rundschau, 04/04/2011

 

“El martes por la noche todo eran elogios por el ambiente vivido durante el concierto de Rosa Zaragoza.

La voz clara e intensa de Zaragoza, acompañada a la guitarra y a las voces por Rusó Sala, consiguió llegar hasta el último banco de la iglesia.

La cantante dio las gracias a los asistentes por su participación activa en las canciones, y éstos por su parte le agradecieron la maravillosa velada con sonados aplausos.”

Westdeutsche Zeitung, 14/04/2011

 

“Rosa Zaragoza deja que todos sus sentimientos fluyan a través de su voz e implica al público en las canciones con gestos delicados pero expresivos. Se trata de melodías olvidadas en el tiempo que han vuelto a cobrar vida gracias a la cantante española.”

Nadine Quadt. General Anzeiger, 12/04/2011

 
“Las notas largamente sostenidas de una canción de amor son como gemidos en los que el trémolo de Rosa Zaragoza vibra como un sollozo contenido.

En sus canciones y en su voz se refleja el temperamento de una persona segura y sosegada, dueña de sí misma. Los gestos de Zaragoza son suaves y lentos, pero llenos de vida y energía.

Modula su voz llena y cálida a la perfección, con delicadeza pero con fuerza, con un melodioso vibrato.”

 Westfälische Rundschau, primavera de 2011

 

Rusó Sala acompaña la expresiva voz de Rosa Zaragoza con armonías de guitarra simples y claras y proporciona con su voz el contrapunto perfecto a Zaragoza. Simple, pero extremadamente intenso.”

 Martin Borck. Münsterländische Volkszeitung, 08/04/2011

 

“El hilo conductor de la obra de Rosa Zaragoza es la espiritualidad, el amor y la corporalidad, las tres palabras clave de su trabajo. En el centro de atención de su obra está el cuerpo femenino y hacer sentir a Dios en ese cuerpo, su templo, extrayendo pensamientos y sonidos de las culturas más diversas.”

Andreas Felber. Programa del concierto “El amor de las mujeres” en la Sala Mozart del Konzerthaus de Viena (25-11-2009)

 

“Más allá del delirio. Sin florituras, nada superfluo en esta presencia escénica sólidamente construida sobre la experiencia. Rosa Zaragoza, centelleante, ha crepitado en mil fuegos en esta noche que ha iluminado el escenario de Cartago con llamas de pasión. Único.”

Ben Gamra, Le Quotidien (Presentación del espectáculo Azahar, Túnez, 23 de julio de 2004)

 

“En ‘Matria, la patria del alma’ los ejes sobre los que ruedan las canciones son la tolerancia, el amor, lo femenino, y la conciliación. Rosa Zaragoza cultiva la olvidada religión de la amistad a través de unas canciones que nacen de un afán de comprender y expresar el latido más íntimo del alma humana.”

Miki Torrents. World Music, nº 47, 2004.

Artículo completo

 

“Lo bueno de artistas alternativas como Rosa Zaragoza es que (…) verla y escucharla es como una bocanada de aire fresco. En su afán de recuperar las raices de tradiciones ancestrales relacionadas con nosotros, como la cristiana, la árabe o la judía sefardita, a través de una meticulosa reconstrucción de sus ingredientes musicales básicos, consigue crear un mundo inemporal en el que podemos transportarnos de forma virtual.”

Javier de Castro. El Segre, 17 de junio de 2006

 

“Las músicas de ‘Nacer, Renacer’ son una banda sonora para acompañar el nacimiento. Al mismo tiempo, Rosa nos habla de renacer y del poder que tenemos para emerger de pozos insondables. Rosa Zaragoza ha puesto toda la pasión, la ternura, y la creatividad de una madre para dar a luz a este disco, de modo que cada canción parece como si fuera una criatura que surge desde el interior de la cantante.”

Miki Torrents. Revista Interfolk nº 27. 2006 Nacer, Renacer

más información

 

“Sobre un fondo de guitarra flamenca, la voz de Rosa conmueve profundamente al público (…) un momento exquisito, cuando Rosa canta en español y Mohamed Ayoub le da la réplica en árabe.”

Daily Star (Líbano, 19 de diciembre de 2001)

 

“Una noche llena de sensualidad con artistas de alto nivel. Una clara y fascinante voz femenina interpreta una canción en una lengua exótica, todo sentimiento (…). Con Rosa Zaragoza se hace posible combinar la espiritualidad y la sensualidad.”

Jutta Rippegather. Frankfurter Rundschau (Frankfurt, 10 de marzo de 1997)

 

“…en un momento lo sagrado y lo profano se han confundido en un sueño sensual eterno. Y de la mística a la realidad, Rosa vuelve al amor (…). Un instante de éxtasis donde la noción del tiempo se anula gracias al efecto mágico de la palabra sagrada.”

Zeineb Zouaoul. Le Renouveau (Túnez, 1 de mayo de 1997)