Rosa Zaragoza


Hermosas palabras que me llegan, sobre Nacer, renacer…

Buenos días, me llamo Nuria y la escribo para darle las gracias por su disco “Nacer,Renacer”. 

Estoy segura que soy una de tantas, que este mensaje no es nuevo para usted. Pero hoy he vuelto a escuchar las canciones que me acompañaron hace ya 18 meses, en las últimas semanas de embarazo y durante la bienvenida de mi hija Clara y me ha nacido del corazón escribirle esta carta. Gracias. 

Gracias por darme fuerzas, gracias por expresar en música y letra toda mi ansia, todo mi anhelo. Era mi tercer embarazo y fue una lucha constante. Durante 3 años había tenido que trabajar mis miedos, las heridas que habían provocado mis 2 cesáreas, la sensación de fracaso y falta de control que me provocó el nacimiento de mis dos hijos. No hubiera podido levantarme sin la ayuda de las mujeres de apoyocesareas y El Parto es Nuestro. Clara llego a nuestras vidas porque ellas me encendieron una vela. Esa pequeña llama a la que con esfuerzo fui acercando paja, astillas y madera hasta convertirla en un gran fuego, que iluminó la llegada de mi pequeña. 

Recuerdo como los últimos días escuchaba “Sabemos Parir” siempre entre lágrimas. Imaginando que todas aquellas mujeres que tanto me habían ayudado estaban conmigo. Para una mujer a la que no habían dejado nunca “sentir que el momento llega” esas palabras eran pura esperanza. 

No fue fácil, vivo en Valladolid y ningún hospital aceptaba que yo pasara de la semana 37. Ninguna matrona quería atenderme, nadie daba un duro por mi pvd2c. Pero yo ya no era frágil, yo era una madre informada y consciente. Viajé allí donde me dejaron intentarlo (Hospital de Cruces) y comenzaron los pródomos entre eternas caminatas a solas con su música. 4 días que fueron un regalo, contracciones que fueron intensificándose y que me hacían entender tantas cosas. Luego llegó por fin el día (mejor dicho la noche) y durante 9 horas un bucle de Rosa Zaragoza eterno. Solo llegaban a mi, palabras, frases sueltas. Recuerdo con emoción la “Kantiga de Parida”. Esa seguridad de que lo conseguiría de que esta vez pasara lo que pasara, naciera mi hija por donde naciera, esta vez yo sería una parida.

Mi hija nació con las primeras luces del día y su madre fue la primera en abrazarla. Su padre la vio nacer y las mujeres que me ayudaron a parirla, guardaron silencio hasta que su madre le dio la bienvenida a este mundo. Muchas fueron las mujeres que encendieron velas aquella noche para iluminar nuestro camino. Es una costumbre que tenemos en la asociación. Pero sin saberlo, sin encenderla físicamente, la suya fue la que más brilló en nuestro viaje. 

Disculpe por favor si este mensaje le ha resultado muy largo o pesado. Solo deseaba mostrarle lo importante que ha sido su trabajo para mi, para nosotras.
Un saludo afectuoso

Nuria Martínez







Querida Rosa,

Cercana Rosa,
soy Cristina, una mamá embarazada de 30 semanas que acudirá al taller del 13 en Madrid.
Siento la necesidad de transmitirte la importancia que tiene para mi este encuentro, transmitirte cómo vives en mi y en mi familia.

Hace un año y medio, en mi segundo embarazo, tuve la suerte de conocer tu música y empaparme con ella y contigo, (con Nacer,, Renacer). Pero tuve una conexión muy muy fuerte con la canción “la muerte cuando esperas vida”. Y me dolió, me dolió mucho, como si fuese mío. Conecté desde mi cuerpo materno con el de una amiga que perdió a su niño con 15 días de vida. Y conecté y lloré. Y lloré y lloré acompañada de tu letra, tu voz.

Meses después nació mi niña y a los 15 días nos vino el peor batacazo de la vida: tenía un tumor maligno, el tercer caso del mundo, era muy díficil que respondiese al tratamiento.
100 días, 100 días pudimos tenerla con nosotros para Amarla, Vivirla, Cantarla; Mimarla, Besarla, Acunarla, Amarla y Amarla.
Dejamos el hospital porque necesitabamos darle Su Hogar, por el tiempo que fuese a estar con nosotros, pero en El Cálido Hogar. Y en el Hogar, asustados y muertos de dolor, reteníamos el momento, reteníamos y y nos adelantábamos a la despedida. Y esperamos con inmenso dolor.

Teníamos la necesidad de hacerle una despedida bonita, pero no podíamos pensar en nada. En su despedida tenía que haber Color, Música, Fuerza y Energía, así lo sentíamos.
Y ahí estuviste tú, Rosa, Linda Rosa. Esa canción que tanto me dolió en mi embarazo, había venido a mi encuentro porque la necesitaba, te necesitaba. Es tán difícil sentir quién quieres que te Acompañe en esos momentos. Y eras tú, tu Voz, tu Color, tu Müsica, tu Fuerza, tu Energía.

Y así fue, en el crematorio, con el corazón encogido y lleno de Amor, pusimos tu canción. Primero se leyó la letra, después la escuchamos todos. Yo creía que me derrumbaría, pero abrazada a mi marido, a mi hija de 15 meses y a tí,pude cantar, cantar y aullar, y llorar y llorar.

Tu Música y 100 globos de colores (por los 100 días que vivió) que soltamos al aire, consiguieron que el duro momento fuese bonito y que permanezca ahora en nosotros suave, cálido, sosegado…

Gracias Rosa, porque lo hiciste más bonito
Gracias por tu Fuerza, Color y Energía.

Gracias por Acompañarnos , sin conocernos.
Por arroparnos, por cantarnos.

No me atrevía a acudir al taller de Enero. Pero has vuelto. Has vuelto a Madrid. Y eso son señales.

Nos vemos el lunes, cantamos.
Siento que va a ser algo muy importante y sanador. Tú, un reencuentro con mi niña, un encuentro con Pablo, que aún está por nacer. Un encuentro con mi cuerpo, …con La Vida.

(Acudo con Esther a clases de canto Prenatal. Me va a encantar estar con las dos el lunes)

Un fuerte abrazo,
un cálido beso.

Pd; de alguna manera muy especial, ocupas un espacio muy importante en mi corazón.

Cristina




(…) ” Al día siguiente sobre las doce empieza la operación. Me acompaña en quirófano una amiga  y suena en el equipo del quirófano Rosa Zaragoza y su Nacer , renacer ya que en El Doce de Octubre si es programada, te permiten todo esto… Suena “Desde el nido interior” y comienzan los médicos.
Los gines siguen la cesárea, suena…Mi abuela parió a mi madre, mi madre me parió a mi, todas paren en mi casa, yo también quiero parir!…mientras, a mi me cosen en el Doce. Todo el equipo alucina con la música,. Fue muy curioso…de dónde la has sacado?dónde se compra? Quién es Rosa Zaragoza? Les veía de lejos revisando el cuadernillo del cd” (…)

Relato de un nacimiento por cesárea en Madrid, de hace apenas unas semanas.




Quiero decirte que conocimos tu música semanas antes del Parto.
Y como es muy bella, la utilizamos en el Parto. 
Cantamos aquella música Sabemos Parir, que es muy bella.
Yo soy musico y la toqué en mi Viola.
TU música nos trajo mucha fuerza, quiero agradecerte por traer mensajes tan bellas y profundas.
Estamos escuchando el cd Nacer, renacer … Con nuestra nenita.


João Triska, Brasil



Posted in Eventos on enero 7, 2012.